es en

Campana Perdida

2017
una escultura para sustituir la campana perdida del campanario del ex Templo de Santa Teresa que se especula que desapareció durante la revolución cuando el recinto, actual museo de arte contemporáneo Museo ExTeresa, fue base militar.

La nueva campana fue fundida añadiendo fragmentos de pistolas viejas, rifles y municiones vacías e inscribiendo los diferentes logos y fechas de las armas fundidas, con las decoraciones carácteristicas de las campanas de diferentes siglos del centro de México, combinando las historias de prácticas militares y eclesiásitcas unidas por siglos en los que el metal de las armas y cañones se ha convertido en campanas y visceversa, abriendo al público su activación y resonancia en el espacio.

Campana Perdida

2017
Cobre, estaño, plomo y hierro (metal de municiones y fragmentos de armas añadidos a fundición)
35x30x30cm

Vista de exhibición, Museo ExTeresa, Ciudad de México, 2017.

Sincronía